lunes, abril 26, 2010

Papa

Llevo toda la mañana revisando algunos textos. Soy feliz, si, feliz.
En este pequeño camino existen paradas para reflexionar. En ese pequeño bar de carretera donde tomas asiento para disfrutar de una tarta de queso con arandanos y un buen batido de chocolate.
Escuchar buena musica y disfrutar de esas compañias que comparten esta mesa.
Debo recordar muchos momentos y incluso me vienen de nuevo a la mente algunos otros que enterre.
Me gustaria hablar de mi padre.
Cuando era pequeño queria ser camionero. Llevar un gran camion para viajar por toda Europa y poder contarle a mi familia los bonitos lugares que hay en cada rincon del viejo continente.
Con tu compañia Papa.
Cuando estaba en el colegio, intentaba llegar a sobresalientes para que me regalaras ese barco pirata de playmobil y poder jugar... con tu compañia Papa.
Trabaje contigo y vi como creabas esos deliciosos platos, con tu compañia Papa.
Muchas cosas hice contigo pero en algun momento todo se desmorono. ¿Mi culpa... la tuya? No lo sabemos ni uno ni otro.
Recuerdo cuando te apasionaba una guitarra y una buena voz. Como te reias cuando me enseñabas a nadar. Cuando aprendi a montar en bicicleta y dormias junto a mi cuando enfermaba.
Hipotecaste parte de tu vida para que tuvieramos una vivienda.
Se lo que sentiste cuando te quedaste solo. Me entristece pensar que estuviste horas tumbado en esa cama solo. Me duele pensarlo.
Llevo estos dias recordando momentos. Me doy cuenta que mis manos se parecen a las tuyas y muchos gestos que tengo me devuelven tu imagen a mi mente.
Cuando ibamos en coche y me ponia entre los 2 asientos de delante para ver como conducias.

Las cosas suceden por alguna extraña razon. Ya no hay vuelta atras.

3 comentarios:

Susana dijo...

¿De verdad no hay vuelta atrás? Piénsalo con el corazón, y deja el orgullo a un lado.

Un besito.

Marcos Callau dijo...

Buena época para recordar este abril. La verdad es que me ha parecido algo empalagoso lo que te has tomado en el bar de carretera pero supongo que será para endulzar algunos recuerdos. Por un momento pensé que pondrías el video de "Quiero un camión" de Loquillo por lo que has puesto de ser camionero, "escupir a los urbanos, a mi chica meter mano...". Debo decirte que yo sí que tuve el barco de los playmobil. Estaba bien pero no era para tanto. Un texto lleno de melancolía y recuerdos. Me ha gustado.

Chabi dijo...

Susana, lo que hablamos por telefono. Lei tu comentario antes de irme a trabajar pero no lo habia moderado para reflexionar sobre tu pregunta... nuevamente.
No es orgullo, es cansancio de haber hablado. Supongo que el tiempo lo dira, aunque ya es mucho tiempo.

Marcos, captas enseguida lo que tengo en esta cabeza. Digo la escena en que me estoy describiendo. Ya lo hablamos una vez, nos equivocamos de lugar y de epoca... aunque reconoce que nuestra situacion amorosa es para quedarse.
Tengo mucho que contarte Sr. Andrews.