sábado, diciembre 05, 2009

Dentro del Blues existe el amor... 8ª Parte

La noche continuo. Hablábamos de nuestra familia. Marcos, me recordaba cosas que nunca hablábamos. Cuando Jonas se hizo el esguince de tobillo. Estuvimos ayudándole a llevar el Café del Blues durante unas semanas. Nos lo pasamos bien aunque reconozco que fue agotador.
Los champiñones de Marcos estaban muy bien y el lambrusco me venia bien la verdad. No quería emborracharme pero estar contento y desconectar de mi problema si.
Pilar empezó a entrarle la risa tonta y miraba a Marcos. Este ni se inmutaba y a veces se quedaba hipnotizado al plato. Jugaba como un crío con la comida. Pensativo. Otras veces levantaba la barbilla y sonreí. Se notaba que era obligatorio. Quería que me sintiera bien. Sabia que deseaba estar contento y centrarme en esta noche. No lo conseguía.
Ella si lo conseguía. Mi mente esta sumida en esa mujer. Los ojos que se clavaron en los mios cuando compraba ese pan.
- ¿Fernando? ¡Fer! Regrese con la voz de Pilar.
- Lo siento... estaba pensando en alguien. Me excuse mirándoles y volviendo a la realidad.
Los dos se miraron y sonrieron.
- ¿Enamorado? Interrogo Pilar.
Deje caer el tenedor encima del plato. Ya son dos veces que unas palabras me llegaban al alma. ¿Enamorado? ¿Estas enamorado Fernando? Me preguntaba a mi mismo. El silencio por parte nuestra fue intensa pero la pequeña armónica que salia del equipo de musica se hizo mas intenso. Cada minuto que pasaba empeoraba la situación y tenia que decirles que es lo que sentía. ¿Como es posible que verla unos minutos me gustase tanto?
- Si... creo que lo estoy. Susurre mirando mi plato
- Los enamorados no se arrepienten amigo. Afirmo Marcos mirándome.
Tenia razón. Porque estaba así. No quiero hacerle daño. Se volvió importante para mi y no sabemos aun que me pasara.
- Desde que vine, no había conocido a nadie sino a vosotros. Nunca entre a esa panadería y la vi. Me quede hipnotizado y jamas encontré una razón para enamorarme pero... sus ojos, su sonrisa, su cabello... todo me tiene sumido en un sueño. No se si es por lo que me pasa pero si se una cosa... me estoy enamorando cada vez mas aunque me quede con lo que he visto. Explique mirándoles a los 2 sosteniendo mi copa de lambrusco.
Pilar empezó a sonreírme y Marcos nos miraba.
- ¿La panadera? Fernando, esa chica es un ángel. Respondió Marcos al ver que Pilar no decía nada.
Pilar sabia que era importante. Siempre hablábamos de mi forma de expresarme con las mujeres. Incluso en una conversación que tuvimos juntos una vez, me dijo que si no fuera por Marcos, habría pasado algo entre nosotros. A veces lo había pensado.
Pasaron los minutos. Había explicado como fue nuestro encuentro. También que con lo ocurrido no tenia mucho tiempo para pensar en ella pero confirmaba que me estaba enamorando.
- ¿Porque no empiezas con algo tranquilo? Un capuchino, el cine, ir a la feria... tienes muchas posibilidades y haréis buena pareja seguro. Me animo Marcos.
Pilar se giro bruscamente.
- Sabes mucho de esta muchacha, ¿no?
Marcos también se giro y se quedo colorado.
- Viene muchas veces con sus amigas a tomar algo al Café del Blues. Justifico el hombre.
- ¿Como? Deje mi copa en la mesa.
Los dos se giraron hacia mi y se quedaron mirándome.
- La invite de ir pero de los nervios ni le di mi numero de teléfono ni como podríamos quedar. Solo me se su nombre.
Ella sabia de la cafetería y me dejo un poco fuera de sitio. Creo que no le intereso mucho. Podría también estar como yo, que le guste y no se atrevía a decírmelo. Tal vez esperaba un gesto mio.

6 comentarios:

Anónimo dijo...

perfecto!

Dana Andrews dijo...

La verdad, siempre me han reconocido el buen gusto en el champiñón...es que la cocina y yo... somos uno. Bueno, a ver si te animas ya a tener un gesto con ella que la chica se lo merece...

Manchas de Tinta dijo...

Pues como no se de prisa Fernando se queda sin cita.

Anónimo dijo...

cuando la 9º?

Chabi dijo...

Saludos a todos/as
En cuanto termine que es un buen parrafo.
Me lo han pedido varias personas asi que tiempo tiempo jeje ;)

Susana dijo...

Ya me lo he leído. Y ¿sabes una cosa? ¡¡¡¡ QUIERO MÁS !!!!