domingo, julio 12, 2009

Un papel... un autografo

La entrada estaba totalmente libre. No habia nadie esperando o vigilando la misma. Entre con cuidado y ya podia oler el tabaco. Las paredes estaban llenas de carteles anunciandola.
En mi mano, ya arrugado de los nervios, un trozo de papel para que me firmara un autografo.
Cada paso que daba me hacia sudar mas aun. Mi frente no hacia sino dejar caer gotas de sudor.
Habia una puerta donde estaba escrito su nombre. No quise pronunciarlo.
Con un dedo empuje la puerta y alli estaba frente a su espejo. En ese camerino donde colgaban vestidos, mas carteles, colores abandonados con el tiempo.
Ella se miraba sin darse cuenta de que estaba hipnotizado a su espalda.
Su mano arrugado cogio la copa donde un liquido transparente servia como piscina a una aceituna.
Tomo un sorbo de la copa y la dejo empezando a taradear de nuevo. Mire al espejo y justamente la anciana mujer tambien. Iba bien vestido y me envidiaba su vida.
Su cara estaba totalmente llena de arrugas.
- Pasa hijo, ¿quieres decirme algo? Pregunto con una sonrisa perocon tristezas en los ojos.
Adelante un paso y le extendi el papel. Queria un autografo de una de las actrices de mi ciudad que hacia unos años habia dado la vuelta al mundo.
Cogio el papel y escribio algo. Cuando me lo devolvio su cara expresiva me invitaba a salir. Expuso el autografo para que lo cogiera y asi fue.
- Vete... dejame sola.
Sali corriendo y justamente me cogio un vigilante para expulsarme del lugar.
Subi al autobus y cogi el papel para ver mi autografo pero habia algo escrito.
- Estoy vieja y abandonada pero la actriz que era esta dentro de ti.

2 comentarios:

Manchas de Tinta dijo...

Bonito relato. Saludos.

Dana Andrews dijo...

Buena frase final. ¿La historia es real?. Vaya con el Vigilante, siempre echando a la gente eh?...jejeje