jueves, junio 25, 2009

Mi guitarra tiene sonidos

Me he despertado mas temprano de lo normal. Veo la luz del sol entrar entre las cortinas. Desde el suelo, puedo ver como invade cada centímetro. Ilumina a Shei y decido de practicar.
Tengo ganas de cafeína pero decido mejor por esperar un poco para no hacer ruido.
Se que por las horas mi compañero de piso estará durmiendo por trabajar por la noche.
Eso me hace recordar que no puedo utilizar el amplificador porque haría ruido. Intento hacer una rueda de acordes sencilla. Un CM, me hace recordar lo duro que es la vida. Intento de no rasguear para no hacer ruido. Sigo con la diatónica buscando una melodía con mi mente pero se dirigen todos a Tenerife.
Mi tío, en estado delicado, ha salido ya del hospital. Le han dado el alta y todo, de momento, marcha bien.
Busco aun mi canción, intento de improvisar aun con mi nivel y aunque parezca extraño solo es ponerle letra y podría empezar a trabajar con algo. Meterle una caja con el Acid o algún programa similar para que me acompañe en la rítmica. Lenta y con ideas melancólicos. No quiero considerarlo un Blues, muy basto para tal honor. Me falta trabajarlo mas o cambiar algún acorde para sacar algo decente pero algo es algo.
Pienso que los problemas son como esta rueda. Buscas la solución hasta encontrar la nota, el acorde o algo que pueda ayudar mientras tocas y palpas las cuerdas. El oído se adapta con el tiempo según vas practicando. Escuchas alguna canción y consigues diferenciar cada digitación en el mástil. Aunque aun me cueste saco alguna cosilla escuchándolo varias veces. Un solo si que no me atrevo porque es el sentimiento del guitarrista.
Ha pasado ya una hora. He seguido con la rueda y ya sale mas limpio. Tendré que grabarlo y a ver si con Duende saco ideas para adornarlo. Ahora tender la ropa y irme a trabajar.
Supongo que necesitare unos días a ver que puedo con esta rueda de acordes.

Donde el mundo gire siempre habra un sonido, donde estés tu siempre habrá una melodía ;)
No puedo apartarte de mi camino aunque tampoco lo intento. Sigo escuchándote en las madrugadas solitarias.
Vivo con el mundo porque aprendí aceptarlo como tal. Lo que no puedo aceptar es lo que me pide el corazón.
No acepto la realidad porque soy un soñador. No soy sino sentimientos que salen de un espíritu libre. Un alma que se perdió hace unos años para sobrevivir y se que al decirte esto te darás cuenta que soy un guerrero. Me acompaña mi amuleto, me acompaña tu deseo.
Quiero pensar en ti pero no justificarme de que te echo de menos. No quiero hacerlo para no hacerte daño. Esto es un espiral, donde casi no puedo ni suspirar. Cuando lo haga es porque te quiero.
Entonces veré, en nuestro horizonte, una frase anónima. Que nos hará recordar como nos abrazamos en esa Plaza Roma.
No podía dejar de escribir esto. No te preocupes por mi, sigo peleando aquí.
Dile a tus problemas que no entren en tu circulo. Te protege el arco de Dean. Te protegen mis brazos.
Sonríe... mi guitarra tiene sonidos

1 comentario:

Dana Andrews dijo...

Bonita la segunda parte. A todos nos protege ese arco de Dean... Martin... jeje tan borrachos como él.