martes, febrero 13, 2007

Como ave Fenix

Con una temporada de mala racha. Ando estudiando las cosas que había dejado aparcado hace tiempo. El curso de Formador para formadores, un poco de suburi y leer de Deshimaru siempre viene bien. Ahora con el coche que no lo puedo coger, gracias al tenkan que quedo todo como susto, me relajo un poco. Acabo de poner el escáner próximo al portátil así que una vieja deuda que deje en un post de nuestro foro se hará realidad dentro unas semanas.

Todo esto me estaba metiendo en un lío lleno de rutinas cuando me asome al bonsái que habíamos comprado. Me quede atónito.

Primero se encontraba en esta circunstancia hacia bastantes días:




Ahora esta robusto y lleno de hojas verdes:

Aun se pone más grande y verde y eso me ha hecho pensar en muchas cosas. Una que parece como si estuviera acorde con mi estado. Estaba desanimado y bastante triste con mi último trabajo.
Tenia muchas cosas abandonadas y entre ellas mi mujer, el Aikido, amigos... diría que todo.
Soy feliz porque veo como la naturaleza se manifiesta. Ahora nos toca a nosotros cuidar de ella porque a lo largo de los tiempos ya lo hacia por nosotros.
Ahora esperar a ver que ocurre y educar a los nuestros que cuiden de ella.
Todo es esperar... pero también moverse.

3 comentarios:

Flintstone dijo...

Aun me tienes que contar eso del coche y del tenkan... que me tienes intrigado.

Arturo dijo...

La misma naturaleza muchas veces nos indica el camino que debemos de seguir. Nuestros estados de animo se deben a malos gestos convertidos a veces en habitos diarios que no nos dejan ver.

Tus ojos se han abierto a la realidad de la vida, todo debe de ser importante para ti amigo, hasta tu propio bonsai.

Efectivamente puede ser tu propia representacion en cuerpo y alma.

Observalo y disfruta de lo que te da.

Cuidate.

" los pequeños detalles hacen grande una técnica".( Arturo)

Acarillum dijo...

Eso es un olmo ¿no?. Me alegro de que el arbolito haya superado el bache. Un saludo